Fosa Común, Javier Pastor

Una de las apuestas fuertes de la editorial Ramdom House para 2016 es sin duda ‘Fosa Común’, la novela que acaba de publicar Javier Pastor, junto con Ilícito, quien a través de cuatrocientas cincuenta y una páginas muestra toda su personalidad literaria. Esta obra está llamada a ser una de las de más calidad que vean la luz durante todo este año en el Estado español.

‘Fosa común’ parte desde la adolescencia de un joven que había venido al mundo en la década de los sesenta del siglo veinte. El joven protagonista es el hilo conductor en este libro, que es una novela de reafirmación de la personalidad frente al mundo. La vida vista desde los quince años se vuelve compleja, extraña; la sexualidad y el misterio de las mujeres, el trato con los padres y con su autoridad bajo el techo familiar, el aprendizaje de los profesores que ya empiezan a reconducir la personalidad del chico y las meteduras de pata más llanas, las decepciones primeras que parecen insalvables se entremezclan en el primer tercio del libro, que está contado en tercera persona.

El segundo tercio es un viaje al pasado, una abrupta mirada a aquellos quince años y a las viejas tierras de Burgos y de Castilla desde donde había visto, por ejemplo, caer al franquismo. Aquí el personaje protagonista ya anda por los cincuenta y pico años y se afana en hablar en segunda persona al interpelar con su pasado. En esta parte del libro se percibe cómo el paso de los años ha ido destapando las mentiras que ha escrito la memoria en la mente, cómo los recuerdos parecen más bellos de la realidad que aconteció en una era pasada o cómo era la condición humana de aquellos curas que adoctrinaban durante el franquismo vestidos con sotanas y armados con crucifijos y palmetas. En la tercera y última parte, un parricidio es capaz de hacer crecer la tensión en la novela hasta llegar vigorosa al final.