Descargar Paris-Austerlitz

Descargar Paris-Austerlitz es el encargado de narrar esta historia es un pintor ubicado en Madrid que proviene de una buena familia y forma parte del Partido Comunista donde puede Descargar Paris-Austerlitz, hace reminiscencia, y pondera como si estuviese a punto de realizar una confesión que se hará a sí mismo. Mientras ve pasar en frente de sus ojos memorias que fueron dibujadas con Michel, el cual es un hombre que ya ha vivido un rato considerable y se encuentra vivo en experiencias y trabaja como obrero, tiene también un corazón de oro ya que acogió a nuestro protagonista, nuestro joven pintor en su casa. Lo dotó de una mano cuando más lo necesitaba.

Sin embargo, a pesar de que Michel es un hombre de buen corazón, el universo no pareció repagarle de la manera correcta ya que el mismo fue internado en un hospital por el hecho de que fue infectado por la plaga, la cual era una enfermedad temida por cualquiera en esos momentos.

Al principio, era lindo recordar los acontecimientos ya que estaban empapados en felicidad y transmitía un buen sentimiento de bienestar pensar en bajar Paris-Austerlitz; aquellos paseos en donde se recorría la hermosa ciudad de París que venían dotadas de tantos buenos recuerdos que emocionaba con tan solo pensarlo pero ahora Michel se encuentra sufriendo en un hospital y ahora todo recuerdo feliz que hubo en el pasado se ve oscurecido por ese acontecimiento. Todo buen recuerdo que tenía el protagonista a causa de Michel, ahora le hacía pensar en el pobre ser agonizando en el hospital con peligro letal a desaparecer de esta Tierra junto con todos los recuerdos que trazaron juntos.

Esta historia logrará apoderarse de ti, viene consigo como un relato apasionado que logrará tocar en el sentido más profundo, la fibra emocional de uno y lo hará ponderar acerca del futuro del buen obrero Michel. Lo que le depara en su futuro, es un misterio si no se ha leído el libro, por eso debe hacerlo cuanto antes para ser asombrado por la maravillosa historia que le será  mostrada.

Registrate para acceder al contenido